Cada cierto tiempo surge el debate sobre las reglas de etiqueta en el mundo del golf. Hay tres posturas, dos de ellas muy definidas los que creen que se debe adecuar a los tiempos modernos adecuando la vestimenta a la forma actual de vestir en el resto de deportes.

Por otro lados están los que no quieren ni oír hablar de esta idea, aduciendo que este deporte tiene que mantener unos valores y sobretodo una tradición que le hacen único.

Hay una tercera postura que es la de aquellos que les da completamente igual este debate.

Nosotros no vamos a decantarnos por ninguna postura pero si queremos aprovechar el artículo de Hugo Costa en la web de nuestros amigos Golflick (que reproducimos aquí) para pediros que después de leerlo nos deis vuestra opinión en nuestro perfil oficial de Twitter.

 

Fleetwood aboga por dejar jugar al golf en chándal y zapatillas

Por Hugo CostaC

Desde Golflick siempre hemos defendido que el golf necesita flexibilizar las normas de etiqueta en la vestimenta, una idea que no gusta a todos los aficionados, sobre todo a los más tradicionales que a menudo ven como un ‘atentado’ estas revolucionarias medidas. Ya en 2018 reflexionábamos al respecto en este artículo, que levantó bastantes ampollas, donde nos preguntábamos porque no desterrar las normas de etiqueta.

Sin embargo en las últimas horas ha sido Tommy Fleetwood, número 12 del mundo el que ha querido lanzar su opinión argumentando que “le parecía bueno ver a sus hijos poder jugar al golf en chándal y zapatillas de deporte”.

Uno de los heroes del equipo europeo de la Ryder Cup si cree que una modificación en las normas de vestimenta sería un paso revolucionario. “Quiero un golf más divertido para mis hijos, un acceso más fácil, si ellos quieren jugar en chándal y zapatillas, ¿por qué no?” 

“En los clubes hay una etiqueta que te dice como tienes que vestir, nunca me ha gustado, siempre he preferido vestir cómodo, durante muchos años el golf ha sido un deporte de la elite social; abogados, médicos…nunca me he avergonzado de como me miraran los otros, a veces notaba que me miraban con condescendencia, incluso sigue sucediendo ahora, pero se como manejar todo esto y las opiniones que realmente importan”, afirma el golfista inglés que concluye: “Con más gente jugando, el precio bajará y será más accesible. Sigue siendo un deporte caro pero soplan nuevos tiempos para el golf y eso es bueno para nuestro deporte, si yo puedo contribuir a esa evolución, estaré encantado”.


609 Total de visitas 2 Visitas de hoy